Tuve la suerte de conocer a Hugo en el año 1997 cuando eramos pequeños adolescentes callejeros amantes del skate, que por aquel entonces era más una tribu underground que se diseminaba por los barrios de la zona sur, pero en pequeños focos. Por aquel entonces, comenzamos nuestra amistad que perdura hasta hoy y que atraviesa toda nuestro crecimiento, nuestras mutaciones y todo el fluir mutuo de vivir a la par una vida intensa y creativa. El skate nos hizo ser lo que somos hoy, ya que la perseverancia y la constancia, sumado a la paciencia, nos dio herramientas para aprender a andar, a progresar y a disfrutar de los lugares, las sessions, los amigos, del simple fluir en las ruedas y sentir. Eso se traspoló a una manera de vivir que hoy excede el andar en skate y es andar en la vida de esa forma.

La música, por su parte, siempre estuvo entre nosotros, musicalizando todos los momentos de todos estos años, cambiando de estilos y de formas, de sonidos, de percibir y de hacer. El perro (apodo de Hugo en Bera) siempre tocó la guitarra eléctrica. Lo recuerdo tocando temas de No use for a name en su cuarto con la guitarra enchufada y con una buena distorsión metalera. De hecho, fue él quien me habilitó una criolla de su papá para que yo comience a aprender. Los años fueron haciendo lo suyo en todo. Generó nuevas inquietudes creativas en él, el diseño gráfico, el tocar en bandas, formar una familia, todo acompañado con el skate; que fue y volvió muchas veces, pero siempre para bien, la tabla es de esas cosas que siempre suma, nunca resta.

Con el correr de los últimos años sus inquietudes se focalizaron en la composición, en intentar sacar esa voz propia, de contar sus propias historias en canciones. Tomó algunas clases, buscó herramientas y practicó (como se debe cuando se desea algo muy profundo) y de un día para otro esa voz comenzó a salir. Allí nace Clurè, pop rock melodioso y con altas influencias nacionales y británicas; todo mixturado con el toque punk que está impreso en el ADN de Huguito. La vida quizo, gracias a su magia infinita, que mi camino con la música desemboque en la producción musical en donde Clurè fue y es un pulso musical en donde yo puedo intentar aportar desde otro lado, más como un complemento enriquecedor desde el arreglo, la grabación o la mezcla, encima para un compa de toda la vida. Agradezco tener esta amistad que es un tesoro inclasificable, que va acompasada de mucha pasión, esa sinergia que mueve la vida con mucha fuerza y que tiene dos pilares altos hasta la punta del cielo, el skate y la música.

Damián Río

1- ¿De dónde sos y qué edad tenés?
Tengo 39 años, ya pisando los 40 y soy de Berazategui, me mude muchas veces por distintos barrios, pero siempre dentro de Bera.

2- ¿Berazategui está volviendo a recobrar esos grandes logros skateros que forjó en los 90?

Ya los viene recobrando hace tiempo, ya que desde el 2011 que esta la pista en la plaza de la Paz y se sumaron mucho niños en ese momento que ahora son veinteañeros que la matan patinando. En los 90tas éramos pocos, aunque con el paso del tiempo se fueron sumando y andábamos en una plaza con el piso bastante roto, pero a pesar de eso esa la plaza “la ducilo” nos dio grandes alegrías. Ahí conocí a todos los amigos que aún siguen estando.


3- ¿Que cambios hubo tanto buenos como malos?
Cambios buenos hubo muchos, como decía, empezamos de andar en una plaza con piso feo. Después, emigramos de ahí e íbamos a andar a capital a los spots del momento como el Garraham o el correo. De ahí a callejear por lugares de Bera. De eso a una pista de skate que, a pesar de que por ahí en un principio estaba mal construida, los pibes locales que patinan se encargaron de arreglarlo, mantenerla y de agregar obstáculos, todo siempre a fuerza de pulmón y de amor por el skate; y no solo una, sino dos pistas dentro de Berazategui, también hay una en Barrio marítimo. También se gestaron marcas de skate, ya que uno de los chicos hace tablas, Averno, que son de primera, otros hacen ropa y así siempre los pibes de Bera fuimos muy de activar. Y lo malo siempre fue lo malo, la policía que te echa cuando patinas o la municipalidad que a pesar de que se pudieron hacer dos pistas, las hicieron sin supervizaciòn y desaprovecharon mucho material en cosas innecesarias. Ademàs, siempre es como que hay que estarles muy encima para que nos ayuden con materiales para que no decaigan la pistas.

4- ¿Si te llevo 25 años atrás, que recuerdo arriba del skate se te viene a la cabeza?
Y los más lindos que era estar en la plaza con los que andábamos ahí, yo vivía a 4 cuadras de la plaza y era ir todos los días como cumpliendo 8 horas de trabajo ja. Se trataba de estar todos los días en la plaza patinando. Hacíamos obstáculos de madera,  cajones, rampines y los guardábamos en un árbol de la plaza o en mi casa. Recuerdo que yo al ser el que más cerca vivía, ya que todos los demás vivían más lejos, siempre dejaban sus skates en mi casa, así que era esperar que lleguen, mirar videos de skate en VHS en casa y salir a patinar siempre, un clásico…

5- ¿Hoy en día a qué te dedicas?
Trabajo los fines de semana en una pizzería a la noche y trabajo como diseñador gráfico por mi cuenta, diagramo revistas y ahora estampo remeras, siempre en el rubro.

6- ¿Còmo llegaste a la música y cómo llevas adelante este proyecto?
Siempre fui de tocar la guitarra en casa. Mi viejo siempre fue de tener algún instrumento, así que era natural que este ahí, así fui agarrando la guitarra en los 90tas e intentando sacar canciones punk de ese momento. Estuve en muchas bandas, pero por ahí me tiraba más el skate y terminaba abandonando. Después con el tiempo me puse a tocar en una formación más concreta, una banda que se llamaba “Los Androides” hacíamos un rock tipo The Strokes, en esa banda hacia arreglos de viola y algún que otro coro, nunca me animé a cantar. Pero ya en ese momento quería cantar y expresarme, así que me dediqué y me animé a cantar, tocar y componer. Tomé clases de guitarra y canto, mi idea era para este año ya salir a tocar con algunas canciones, pero la pandemia me paro y me dio la chance de poder grabar las canciones que tenía, siempre de la mano de mi amigo Damián, a quien conozco de la misma cantidad de años que llevo como skater y que también se dedica a producir música y tocar. Así fue como salió la idea de “Clurè” y ya sacamos dos canciones producidas con baterías electrónicas, bajos y todos los chiches y dos acústicas, así de a poco vamos sumando, pero el proyecto ya está sonando en las redes. Espero pronto poder tocar en vivo…

7- Que relación le encontrás a patinar y tocar?
Yo al skate lo defino como un “deport-arte”, a pesar del esfuerzo físico que te pide y que no es joda hay que estar en estado óptimo para andar, es ahí donde se lo puede calificar como deporte. Pero este es un deporte raro por que no hay reglas, sos vos, el skate y el piso. Podes hacer lo que quieras y se trata de superarte y divertirte, ahí se lo puede calificar como arte por la libertad que obtenes al practicarlo. En la música pasa lo mismo, existen claves básicas como acordes, notas y demás. Como en el skate existe el ollie y pruebas básicas para empezar. Pero eso no le quita que puedas tener vuelo propio y puedas meter un dedo de más en un acorde o como un movimiento de la tabla que se te ocurrió en el momento, hablando del skate no, creo que en esa libertad esta la relación skate y música.

8- Estas bastante comprometido con tu lado musical!¿ Que se viene de ahora en más?
Ya grabé dos canciones acústicas y dos producidas tipo electro pop, de acá en más sigo con la idea de tocar en vivo, y espero que en algún momento se abran bares y lugares para tocar . La idea es salir en formato acústico y con mi amigo poniéndoles efectos y baterías electrónicas, mientras tanto sigo creando canciones tocando en casa y también grabando más canciones para que en algún momento se transformen en dos Eps, uno acústico y otro electropop, también está la idea de hacer un video clip por ahí…

9- ¿En que plataformas podemos escuchar o ver lo que estás desarrollando?
Se pueden escuchar en “youtube” como “cluré” o en Instagram como “cluremusic” luego veré otras plataformas tipo spotify y demás..

10- Saludos y agradecimientos!

Saludos a mis amigos Clau y Dami que siempre patinan conmigo y me acompañan en esta nueva etapa músical, a todos mis amigos patineteros que siempre están en la paz, a mi papas y a mi hijita Matilda, mi gran inspiración en lo creativo.

Entrevista por Mariano Romero

Comenta