MEMORIAL SHITMAN TOUR


Una vez m√°s nos encontramos en la ruta, camino hacia la costa atl√°ntica. Sin embargo, esta vez sentimos la extra√Īa sensaci√≥n de ausencia y, al mismo tiempo, la motivaci√≥n que este tour costero nos provoca. Teniendo siempre presente al Zanel en cada sesi√≥n, cada fuego prendido y en cada birra que descorchamos.
Los primeros autos en partir encontraron en Villa Gesell y en la Hostería Novi Zagreb su primera parada. A pesar de la lluvia persistente que nos impidió andar, la calidez de nuestros anfitriones Juanato, Juance y Maca hizo que pasáramos unos días de lujo. Con la salamandra siempre encendida, ricas comidas, buenas anécdotas y unas largas frescas, comenzamos a sentirnos realmente de tour nuevamente. La siguiente parada; Santa Clara.
Como era de esperarse y para hacerse presente en su segunda ciudad natal, Santa Clara nos recibió con un sol radiante. Nos encontramos con el resto de la banda que había salido de Quilmes y que ya había secado la pista para disfrutarla. Con sus chupadas tranis y el chanel en los cuarters, nos deleitamos con una agradable tarde de sol y skate. Después de un recorrido por la ciudad, nos dirigimos a Chapadmalal, donde tendríamos todo el fin de semana por delante.
Una vez llegados e instalados en nuestro destino, a pesar de las lluvias intermitentes que intentaron acaparar protagonismo en el tour, las ganas de andar siempre fueron superiores y nos motivaron a encarar hacia el DIY local, Paradise. All√≠, pasamos una hermosa tarde, se vieron lindas pruebas y disfrutamos de un regalo especial: un arco√≠ris sobre el mar que parec√≠a estar destinado solo para nosotros, enviado desde lo m√°s alto. Para culminar el d√≠a, pasamos por ‚ÄúBirraySkate‚ÄĚ, donde Beto y Flor nos refrescaron con sus deliciosas cervezas artesanales. Lleg√≥ el domingo y nuestro destino fue ‚ÄúLA PILE‚ÄĚ, un d√≠a soleado lleno de encuentros, donde nos recibi√≥ la banda de Marpla a fuego prendido y mucho skate en el divertido Bowl de cemento, sumado al flow de toda la crew que de a poco se fue desoxidando y se solt√≥ a andar.
Agradeciendo siempre a los anfitriones que nos recibieron, a los que nos llevaron y quienes nos hospedaron en sus hogares costeros. Cerramos un tour lleno de nostalgia por algunos momentos, pero siempre teniendo presente que los recuerdos nunca mueren y que las anécdotas son eternas. ¡Zanel4ever!

Texto y fotos por Alejo Report

Comenta